¿Qué es Una Voce?

Una Voce proviene del latín: Fœderatio Internationalis Una Voce, por sus siglas F.I.U.V.) es una Federación Internacional de Asociaciones Laicales Católicas que intentamos garantizar el Santo Sacrificio de la Santa Misa según la forma Extraordinaria del Rito Romano según fue dictada por el Papa Juan XXIII y toda la Liturgia Gregoriana y además intentamos por todos los medios fomentar y promover el uso del latín, la lengua madre así como el canto gregoriano o la polifonía.

Por lo tanto nuestro interés es además de religioso cultural, intentando preservar la forma de oración que durante muchos siglos fieles de todo el mundo han promulgado. Pensamos que la Misa Tradicional que data de San Gregorio se debe mantener con el paso de los años como un legado que recibirán las generaciones futuras. Una forma de espiritualidad y expresión artística eterna pero que tenemos que seguir cuidando y promoviendo.

unavoce2

Pio V fue el encargado de codificarla en el Misal romano pero fue Juan XXIII el que la llevó a la perfección tanto en la letra como en la práctica. Gracias al papa Benedicto fue liberada con lo que trabajos y esfuerzos la FIUV durante décadas fueron correspondidos y los fieles al fin fueron reconocidos en la profusión de su Fe.

Una VoceEstamos presentes en más de 30 países y cada vez aumenta más el número de seguidores. Cada dos años se convoca la Asamblea General en Roma y se selecciona el Consejo y la Presidencia de forma democrática revisando los estatutos y planteando tanto las nuevas incorporaciones como el futuro de esta institución.

La Federación Internacional Una Voce durante muchos años ha sido fundamental al apoyar el misal de 1962 obedeciendo así a la Santa Sede. El presidente actual es el Sr. James Bogle de Una Voce Australia y el vicepresidente es Michael Davies.

Nosotros no buscamos el beneficio económico, sólo el espiritual y desde aquí me gustaría hacer un llamamiento a todos para que nos conozcan y vivan la Santa Misa de una forma mucho más intensa, ancestral y sobre todo mística.

Las consecuencias ignoradas del porno en la juventud española

En los últimos años se ha creado una auténtica masificación de uno de los males endémicos de la sociedad actual de consumo como puede ser la pornografía, que no es más que una forma de prostitución encubierta, y que desgraciadamente ha creado un grave problema de adicción semejante a las drogas y una concepción del mundo completamente pervertida.

Desde Una Voce pensamos que debería haber una prohibición total del porno gratis en Internet pues son precisamente los adolescentes varones los más perjudicados afectándole a sus estudios y creándose una imágen de la mujer como mero objeto destinado a un fin muy concreto en vez de como una compañera, amiga y sobre todo ser humano e hija del Padre como él.

El mal psicológico es más que evidente ya que anula muchos de sus circuitos cerebrales destinados a la recompensa creando una especie de robot que solamente se siente libre cuando recurre este tipo de páginas web. Al final se convierten en adictos que desatienden a todo tipo de obligaciones tanto intelectuales, físicas o religiosas, todo por satisfacer unos instintos que no fueron creados para la autocomplacencia sino para la supervivencia del Hombre.

Ni qué decir del enorme cambio en los modelos de conducta ya que en muchas ocasiones intentan emular a seres despreciables como el actor porno español Torbe que como sabrán está involucrado en casos de lo más sórdidos que en esta página no podemos ni queremos tratar.

Algún día habría que hablar del inmenso drama que sufren las mujeres que trabajan en este medio siendo literalmente explotadas acabando en numerosas ocasiones suicidándose o volviéndose adictas a las drogas. Son muchas las chicas que se han perdido en el camino por no ser capaces de ver la luz cuando la oscuridad era la que las guiaba con su falsa luminosidad. Algunas han podido salvarse de las garras del maligno montando asociaciones donde nos relatan los peligros de esta industria y la explotación a la que someten no sólo a sus actrices sino también a sus propios consumidores que acaban siendo anulados.